Los amigos cercanos contribuyen a nuestro crecimiento personal.

Aprendí que....   Los amigos cercanos contribuyen a nuestro crecimiento personal. También contribuyen a nuestra satisfacción personal, haciendo que la música suene más dulce, que el vino sepa mejor, y que la risa se escuche más fuerte porque ellos están allí.     Judith Viorst


Aprendí que....

Los amigos cercanos contribuyen a nuestro crecimiento personal. También contribuyen a nuestra satisfacción personal, haciendo que la música suene más dulce, que el vino sepa mejor, y que la risa se escuche más fuerte porque ellos están allí.


 Judith Viorst

Solo tropezando se aprende.



 ¿Te has sentido alguna vez como aquella persona que cree que no va poder conseguir hacer lo que quiere? ¿Qué cree que no va a llegar alto? Cuando el miedo se apodera de nosotros, que lo único que te sale es llorar sin querer oír la voz de nadie, pero necesitando el hombro de alguien aunque este callado pero que esta a tú lado, es algo bueno, pero no valido. Te va a ayudar a sentirte mejor pero no te va a dar la solución a tus problemas. Muchas veces ahí que echarle narices, intentar Y arriesgar, encontrar la firmeza y tirar hacía adelante. Nadie te va a dar la solución de nada y no porque no pueda, sino porque nadie la tiene. Todo es arriesgar. A veces cuesta, pero cuando tienes la sensación de que, por lo menos lo has intentado, te encuentras más angosto. Te tropiezas muchas veces y así aprendes más cosas de las que creías que ibas a aprender.. porque solo tropezando se aprende.


¿Te has sentido alguna vez como aquella persona que cree que no va poder conseguir hacer lo que quiere? ¿Qué cree que no va a llegar alto? Cuando el miedo se apodera de nosotros, que lo único que te sale es llorar sin querer oír la voz de nadie, pero necesitando el hombro de alguien aunque este callado pero que esta a tú lado, es algo bueno, pero no valido. Te va a ayudar a sentirte mejor pero no te va a dar la solución a tus problemas. Muchas veces ahí que echarle narices, intentar Y arriesgar, encontrar la firmeza y tirar hacía adelante.
Nadie te va a dar la solución de nada y no porque no pueda, sino porque nadie la tiene. Todo es arriesgar. A veces cuesta, pero cuando tienes la sensación de que, por lo menos lo has intentado, te encuentras más angosto. Te tropiezas muchas veces y así aprendes más cosas de las que creías que ibas a aprender.. porque solo tropezando se aprende.

Y con el tiempo todo se descubre

Y con el tiempo todo se descubre: Las mentiras más ocultas, las razones más crueles, las intenciones más perversas, la malicia más secreta, y a las personas más falsas.


Y con el tiempo todo se descubre: Las mentiras más ocultas, las razones más crueles, las intenciones más perversas, la malicia más secreta, y a las personas más falsas.

Todos hemos aprendido muchas veces la vida duele.

Aprendí con el tiempo


Todos hemos aprendido muchas veces la vida duele, porque nos obliga a romper vínculos, a perder personas y probar el sabor de la tristeza en todos sus matices, y también a entender, que a veces, ser fuerte implica conocer nuestras debilidades.

Aprendí que cualquiera puede hacerme llorar, pero reír sólo serían capaz de hacerme unos pocos.

Aprendí que cualquiera puede hacerme llorar, pero reír sólo serían capaz de hacerme unos pocos. A esos pocos son los que quiero en mi vida. Todos los demás me sobran, y si me hacen llorar, que sea de emoción, de amor de alegría...  No merece echar una sola lágrima por nadie.. Sólo por esas personas, que me hacen reír.

Aprendí que cualquiera puede hacerme llorar, pero reír sólo serían capaz de hacerme unos pocos.
A esos pocos son los que quiero en mi vida. Todos los demás me sobran, y si me hacen llorar, que sea de emoción, de amor de alegría... 
No merece echar una sola lágrima por nadie.. Sólo por esas personas, que me hacen reír.

Todos somos breves pasajeros de un mundo que en ocasiones, se lleva lo que más queremos.

He aprendido que en esta vida nada permanece: todos somos breves pasajeros de un mundo que en ocasiones, se lleva lo que más queremos. He aprendido también a irme y a dejar ir, a no aferrarme a lo que duele, y hacer del cariño y del amor auténtico, mi prioridad.


He aprendido que en esta vida nada permanece: todos somos breves pasajeros de un mundo que en ocasiones, se lleva lo que más queremos. He aprendido también a irme y a dejar ir, a no aferrarme a lo que duele, y hacer del cariño y del amor auténtico, mi prioridad.