Aprendí que para escribir no se necesita ser poeta.

Aprendí que para escribir no se necesita ser poeta solo necesitas pasear descalza por una playa, sin nadie, tumbarte y escuchar las aves, las olas, la brisa del mar… Cerrar tu libro y los ojos e imaginarte lo que quieras…