Con el tiempo aprendes cosas que ni siquiera el más sabio de los sabios podría enseñarte.

Me enseñaron que la Tierra da vueltas, que dos y dos son cuatro, que el malo es el gato y el bueno el que no roba ni mata. Que el cielo es azul, que los peces nadan y las aves vuelan, que para ser alguien hay que ir a la escuela, que el dinero no lo es todo, que a rey muerto, rey puesto. Que la risa es un tranquilizante sin efectos secundarios, que los ojos son el reflejo del alma, que la vida son dos días, que la distancia es el olvido, que el amor ha de ser sincero y no egoísta, que las penas con rumbas son menos penas. Pero hay cosas que aún no me han enseñado y con el tiempo tienes que averiguar como aprenderlas. Con el tiempo aprendes cosas que ni siquiera el más sabio de los sabios podría enseñarte, son cosas que solo tú puedes aprender con tus propios errores. Cuando comentas un error no te rindas, te quedan muchas cosas por aprender. Descúbrelas.