Aprendí que para comunicarse no siempre son necesarias las palabras.

De chica aprendí que para comunicarse no siempre son necesarias las palabras. Las palabras se pueden manipular. Pueden perder su valor o tener demasiado. En cambio el silencio es más noble. El silencio es algo que se puede compartir. El silencio es estar en control. El silencio es poder. Un día simplemente dejé de hablar y descubrí que fue ahí cuando empezaron a escucharme mejor. Dicen que somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios. Y yo nunca voy a ser esclava de nada. Sufrir en silencio es un grito desesperado, un grito mudo que ensordece. El vacío se vuelve innombrable, porque sólo nombrar eso que nos falta nos parte el corazón al medio. Es cómo eso que no queréis contar para que no se pinche, crees que el sólo hecho de nombrarlo puede arruinar todo. ¿Lo que existe en silencio deja de existir si lo ponemos en palabras? Palabras obvias que no hace falta decir o, tal vez, justamente, por obvias hay que decirlas. Lo viste mil veces, sabés qué pasa, pero hasta no ponerle palabras no es real.

Frases de telenovelas