Con el tiempo yo aprendí, que quien no te busca, no te extraña.


Todos merecemos sentirnos respetados y amados por los demás, pero eso no siempre sucede. es habitual encontrarnos con algún que otro desplante o decepción a lo largo de nuestra vida y por eso con el tiempo yo aprendí, que quien no te busca, no te extraña.

Todos merecemos sentirnos respetados y amados por los demás, pero eso no siempre sucede. es habitual encontrarnos con algún que otro desplante o decepción a lo largo de nuestra vida y por eso con el tiempo yo aprendí, que quien no te busca, no te extraña.